La NASA trabaja en el desarrollo de un cohete para llevar muestras de Marte a la Tierra

Especiales

Se prevé que el programa, uno de los más ambiciosos en la historia de los vuelos espaciales, involucre múltiples naves, múltiples lanzamientos y la participación de varias agencias gubernamentales.

La NASA ha adjudicado a Lockheed Martin Space un contrato para construir el Mars Ascent Vehicle (MAV), un pequeño cohete que permitirá enviar rocas, sedimentos y muestras atmosféricas de la superficie del Marte a la Tierra. El monto total del contrato asciende a 194 millones de dólares.

El Mars Ascent Vehicle podría ser el primer cohete lanzado desde otro planeta, haciendo posible una de las misiones clave para estudiar las muestras marcianas obtenidas por el róver Perseverance.

«Este esfuerzo innovador está destinado a inspirar al mundo cuando la primera misión robótica de ida y vuelta recupere una muestra de otro planeta, siendo un paso significativo que finalmente ayudará a enviar a los primeros astronautas a Marte», señaló el administrador de la NASA, Bill Nelson.

El transporte de muestras del planeta rojo se llevará a cabo dentro del programa Mars Sample Return de la agencia espacial estadounidense, para así poder estudiarlas en laboratorios terrestres con herramientas de última generación.

Se prevé que el programa, uno de los más ambiciosos en la historia de los vuelos espaciales, involucre múltiples naves espaciales, múltiples lanzamientos y la participación de varias agencias gubernamentales, según un comunicado anterior de la NASA.

El Sample Retrieval Lander de la NASA, otra parte importante del proyecto, sería el encargado de hacer llegar el MAV hasta la superficie de Marte, aterrizando cerca del cráter Jezero para recoger las muestras recolectadas por el róver.

El róver Perseverance de la NASA logra desatascar el sistema de recogida de rocas y graba en video cómo lo hizo

El róver Perseverance de la NASA logra desatascar el sistema de recogida de rocas y graba en video cómo lo hizo

Luego, el contenedor de las muestras se enviará al módulo de aterrizaje, que servirá de plataforma de lanzamiento para el MAV, y con la carga asegurada el cohete será lanzado. Una vez en la órbita de Marte, el contenedor será tomado por una nave espacial de la Agencia Espacial Europea (ESA) equipada con un sistema especial de captura.

Se estima que las primeras muestras marcianas sean enviadas a nuestro planeta a principios o mediados de la década de 2030.

Los científicos esperan que las rocas recolectadas ayuden a comprender mejor la evolución temprana del planeta rojo, incluida la posible existencia de alguna forma de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *