Lo que se sabe sobre la batalla campal entre las barras de dos equipos de fútbol en México que dejó decenas de heridos

Especiales

Las autoridades descartaron que hubiese algún muerto por estos enfrentamientos.

Al menos 26 personas resultaron heridas en medio de enfrentamientos entre las barras de los equipos de fútbol mexicanos Querétaro y Atlas, cuando se disputaba un partido en el Estadio La Corregidora, ubicado en Querétaro, el pasado sábado.

En un primer reporte, la Coordinación de Protección Civil del Estado de Querétaro había informado de 22 heridos, pero en una actualización posterior la cifra aumentó a 26.

En medio de toda la confusión que se ha generado por estos enfrentamientos, hubo informaciones que apuntaban a posibles fallecidos. Así, en redes sociales tomó fuerza la etiqueta #Síhaymuertos, con la que algunos usuarios denunciaron la existencia de víctimas fatales. 

Sin embargo, las autoridades han descartado estas versiones. Así lo ratificó la tarde del domingo el gobernador de Querétaro, Mauricio Kuri, durante un mensaje que publicó en su cuenta en Twitter.

«Los datos oficiales indican que hasta este momento no tenemos fallecidos por los condenables hechos«, dijo el gobernador.

Sobre la difusión en redes de nombres e imágenes de personas que supuestamente habrían muerto, Kuri indicó que han podido confirmar que, afortunadamente, «están vivas y recibiendo atención médica»; y detalló que hay tres personas en estado de gravedad y están haciendo todo lo posible para que se restablezcan.

«De verdad, no tengo ningún motivo para mentir ni para esconder nada«, enfatizó el funcionario.

La Fiscalía de Querétaro también informó que «no existe ninguna persona fallecida» y que «todas las personas lesionadas son reportadas como estables y hasta este momento, con pronóstico favorable».

¿Qué pasó?

En el Estadio La Corregidora se disputaba el partido entre Querétaro y Atlas, correspondiente a la Jornada 9 del Torneo Grita Clausura 2022 de la Liga MX.

Repentinamente, en el segundo tiempo del encuentro inició una disputa en la tribuna. Según medios locales, la violencia estalló sobre la cabecera visitante, debido a que aficionados del Atlas comenzaron a pelear con familias que apoyaban a Querétaro; aunque del lado contrario dicen que la pelea la iniciaron sus rivales.

«No era tanta gente la que se estaba peleando, si hubieran mandado granaderos ahí quedaba todo, pero no hubo nada de seguridad. Literalmente se estaban peleando mientras el partido estaba en juego y no había nadie de seguridad cerca», dijo una persona que estuvo presente en el recinto a ESPN.

Hinchas de Atlas, en declaraciones al sitio local Mediotiempo, también hicieron hincapié en la ausencia casi total de personal de seguridad. «Esto no puede pasar en una cancha de primera división del futbol mexicano. Con ninguna garantía, no hay patrullas, no hay policía porque el Club Querétaro solo paga la seguridad privada pero no la pública», dijo uno de los aficionados.

La pelea fue creciendo, se vieron golpes y lanzamiento de objetos. Pero en el minuto 63, los aficionados de ambos equipos comenzaron a ingresar al terreno de juego por los enfrentamientos en las tribunas. Entonces, el árbitro, Fernando Guerrero, decidió suspender el partido, cuando Atlas ganaba 1-0, gracias al gol que Julio Furch hizo en el primer tiempo.

En los videos que circulan en las redes sociales se puede observar a gente dándose golpes, patadas y lanzándose diferentes objetos, como sillas y palos. Muchos gritan que hay familias con niños, para tratar de detener a los enfurecidos.

Una vez que las barras bajaron a la cancha, los jugadores y cuerpo técnico del Atlas se dirigieron a los vestuarios, mientras que los de Querétaro permanecieron unos momentos más.

En los vestidores, los jugadores permitieron la entrada de algunos aficionados para resguardarlos de la violencia.

Actos «inaceptables e intolerables»

La Federación Mexicana de Fútbol (FMF) lamentó y condenó los hechos. «El fútbol debe ser un espacio de sana convivencia donde es inadmisible cualquier tipo de violencia«, dice un comunicado de la institución.

El presidente de la FMF, Yon de Luisa, brindó un mensaje, en el que señala que estos terribles acontecimientos «indignan» y avergüenzan».

De Luisa dijo que se enteró de los hechos mientras iba en un viaje a Europa, con intención de conversar con los seleccionados mexicanos en ese continente, y anunció que regresaría de inmediato a México para atender la situación.

La FIFA también se pronunció mediante un comunicado en el que manifiesta que está «consternada» por este incidente e indica que «los actos de violencia en el estadio Corregidora son inaceptables e intolerables».

Por ello, condena este «deleznable» hecho y alienta a las autoridades locales a «hacer justicia rápidamente», en relación con aquellos individuos responsables.

«Una vez más, la FIFA desea subrayar que la violencia no debe tener cabida en el fútbol y seguiremos trabajando con todas las partes involucradas para erradicarla de nuestro deporte», resaltó la institución internacional.

Atender los orígenes de la violencia

«Nosotros no vamos a responsabilizar al gobernador, él está haciendo su trabajo, además esta informando bien», dijo el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en su conferencia de prensa matutina de este lunes, sobre lo sucedido en Querétaro y las acusaciones de ocultamiento de información que han hecho en contra de Kuri.

El mandatario señaló que le ha llamado mucho la atención la información que se ha manejado en redes sociales sobre estos hechos e instó a los mexicanos a «ver las cosas con mucha objetividad» y «no hacer apología a la violencia».

También, los invitó a «apostar a la paz» y «al amor al prójimo» y comentó que es necesario tener en consideración que ante estos hechos lamentables «se debe continuar moralizando al país y atendiendo los orígenes de la violencia, las causas de la violencia».

«Esto son rezagos de los gobiernos neoliberales anteriores, sobre todo el período en que se apostó a la corrupción y a la impunidad y al abandono del pueblo», explicó.

Asimismo, dijo que «antes se pensaba que solo con medidas coercitivas se podía resolver el problema de la inseguridad y de la violencia en México. Eso incluso era relativo, porque el tema de la seguridad en algunos gobiernos estaba en manos de la delincuencia».

Investigaciones

La Fiscalía de Querétaro informó que inició una investigación por los delitos de «homicidio en grado de tentativa, violencia en espectáculos deportivos, posible apología del delito, asociación delictuosa y delitos cometidos por servidores públicos».

Por su parte, la Comisión Disciplinaria de la FMF notificó que también abrió una investigación para analizar y determinar lo conducente.

La FMF dice en su comunicado que «vigilará y coadyuvará en el proceso de investigación con las instancias correspondientes para que se sancione de manera ejemplar a  quienes resulten responsables».

Primeras sanciones

La secretaria de Gobierno de Querétaro, Lupita Murguía, informó sobre las primeras sanciones por estos hechos de violencia.

A través de su cuenta en Twitter comunicó que se determinó cancelar a la empresa de seguridad G.E.S.K9, contratada por el Club Querétaro, así como los cinco servicios adicionales que ofrece en el estado.

Asimismo, se suspendió a cinco servidores públicos encargados del operativo del partido que incumplieron con los protocolos establecidos.

Los afectados fueron Leonardo Flores Mata, director de Operación Policial; Isaac Pérez Infante, encargado de la Unidad de Campo; el policía Agustín Martínez Ortiz; Carlos Mendoza Martínez, coordinador de Eventos y comisionado para el partido; y Carlos Alberto Toscano Mendoza, responsable del Área de Gestión de Riesgos de la Coordinación Estatal de Protección Civil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *