La extrema derecha entra por primera vez en un Gobierno regional en España tras el pacto entre PP y Vox

Especiales

El Partido Popular, ganador de las elecciones en Castilla y León, ha cedido a la ultraderecha la Presidencia de la Asamblea regional, la Vicepresidencia y tres de las diez Consejerías.

La ultraderecha del partido Vox entrará por primera vez en un Gobierno de una Comunidad Autónoma de España después del acuerdo alcanzado por esa formación y el Partido Popular (PP) tras las elecciones que tuvieron lugar en Castilla y León el pasado 13 de febrero.

El acuerdo llega tras una intensa negociación entre los dos partidos. El PP fue la fuerza vencedora en los comicios, pero lejos de la mayoría absoluta que esperaba alcanzar, mientras que Vox obtuvo el tercer mejor resultado, por detrás del Partido Socialista.

El pacto ha sido anunciado en Twitter por el propio Alfonso Fernández Mañueco, líder del PP en Castilla y León y actual presidente en funciones del territorio. «Hemos llegado a un acuerdo de legislatura con Vox sobre la base de un programa al servicio de las personas de Castilla y León y que permita un gobierno estable y sólido con pleno respeto al orden constitucional y al Estatuto de Autonomía de Castilla y León», escribía la mañana de este jueves en su cuenta oficial.

Inmediatamente se ha conocido cuáles son los puntos fundamentales del acuerdo. Vox ha accedido a apoyar el nombramiento de Mañueco como presidente a cambio de la Presidencia de la Asamblea regional, de la Vicepresidencia del Gobierno y de tres de las 10 Consejerías que compondrán el Ejecutivo.

Según recogen algunos medios nacionales, el líder popular ha tenido que ceder a este acuerdo puesto que de no aceptarlo se enfrentaba a la repetición electoral, en un momento en el que se encuentra en caída en las encuestas, frente al ascenso que está experimentando Vox, su rival directo en su espectro ideológico.

Se trata de la primera vez que este partido de extrema derecha entra en un Gobierno regional en España, donde nunca se ha llegado a un consenso sobre la posibilidad de llevar a cabo un cordón sanitario sobre este tipo de formaciones políticas.

Sin embargo, Vox, con su apoyo desde fuera de los ejecutivos de los territorios, ya condiciona varios gobiernos autonómicos, como es el caso de Madrid, Andalucía y Murcia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *